15 feb. 2009

¿QUIERES CONVERTIRTE EN TU PROPIO JEFE?

Antes de iniciar un negocio por cuenta propia, siempre surgen diferentes dudas; lo más probable es que a través de este artículo podamos dar respuestas a tus preguntas más básicas. La siguientes son respuestas a las 12 interrogantes que se hacen con mayor frecuencia los nuevos empresarios según los expertos en materia de negocios.
Revísalas, pues estamos seguros de que aquí encontrarás lo que estás buscando
Para encontrar el mejor negocio que se adecue a tus necesidades, es decir para descubrir el negocio perfecto sólo para ti, deberás responder antes a las siguientes preguntas:

  1. ¿Qué es lo que te motiva a iniciar un negocio?
  2. ¿Qué habilidades tienes o cuáles estás dispuesto a aprender?
  3. ¿Por cuál de esas habilidades estaría la gente dispuesta a pagar?

Iniciaremos respondiendo con algunas de las preguntas que nos hacen frecuentemente:

  1. ¿Me tomarán en serio como un profesional aun si trabajo en casa?

    Por su puesto; siempre y cuando tu papelería, tus tarjetas de presentación, el modo en que contestes el teléfono, etc. Comuniquen profesionalismo. Lo más importante de todo es, tu actitud

  2. ¿Qué puedo hacer si la zona donde está mi casa no tiene permiso para operar el negocio que quiero?

    Debes buscar el tipo de zona en la que te ubicas, hablar con las autoridades locales y determinar qué tipo de restricciones tienes para tu negocio y si puedes solucionar de alguna manera. Si no te quedan claros los términos, consulta con un abogado para que te ayude a interpretar esos términos. Si tienes un problema de uso de suelo, considera buscar un espacio en otra parte; hay algunas empresas que ofrecen el servicio de oficinas compartidas; allí, mediante una cuota mensual, puedes tener acceso a sus instalaciones, teléfono, fax y otros servicios.
    En todo caso, busca algún amigo que quiera entrar en sociedad contigo, pueden trabajar en su casa o buscar un alquiler entre los dos.

  3. ¿Cómo determinar si hay un mercado para el negocio que pienso iniciar?

    Contrariamente a lo que se suele pensar, a la mayoría de los grandes empresarios no les encanta tomar riesgos. Quieren saber qué es lo que la gente estaría dispuesta a pagar antes de arriesgar su dinero en un proyecto determinado y poner sus ideas en práctica. Las dos mejores formas de determinar la viabilidad de mercado consiste en preguntar a tus consumidores potenciales y luego contactar a otros en ese campo de negocios.
    Mientras que algunos empresarios locales podrían percibirte como un competidor potencial y podrían negarte la información que requieres, es posible encontrar información en el Internet a través de foros online dedicados a determinada industria. Puedes buscar también información sobre la industria en Internet, en revistas especializadas o en las cámaras de comercio que agrupen a empresas del giro en el que te interesa incursionar.

  4. ¿Qué aspectos legales debo considerar antes de empezar un negocio?

    Si quieres empezar desde casa, como lo hace la mayoría de los pequeños negocios, los pasos legales son usualmente pocos y mucho más sencillos que si empezaras desde una oficina independiente. Necesitarás:

    • Verificar la viabilidad del nombre que usarás para tu negocio; es decir, asegúrate de que ese nombre no sea propiedad de nadie más. Si el nombre que buscas está disponible, puedes protegerlo al registrarlo como marca registrada
    • Buscar las licencias de funcionamiento que quieres para operar desde casa, y obtén tu número de identificación tributaria.
    • Si vas a tener empleados trabajando en tu casa, debes pedirles garantías. Deberán contar con cedula de identidad; si son contratados como consultores deben tener su número de identificación tributaria, de modo que puedas pagarles conforme a la ley.
    • Si no vas a operar como un propietario único, necesitarás determinar cómo va a estar constituida tu empresa; si será una sociedad anónima o una sociedad de responsabilidad limitada, etc. Consulta con un abogado especializado en el tema, pero lo importante es que cualquier decisión que tomes la plasmes con un documento privado, y no quede simplemente como acuerdo de palabra, recuerda que las palabras se las lleva el viento y no hay familia ni amigos cuando hay dinero de por medio

  5. Me gustaría ser mi propio jefe, pero realmente no me considero un emprendedor de corazón. ¿Realmente puedo tener éxito?

    Mucha gente que se autoempleo dista de ser emprendedora de corazón. Se apasiona por su trabajo y ésa es la razón por la que trabaja por su cuenta. Estas personas requieren aprender todavía mucho sobre prácticas comerciales y de negocios, y desarrollar habilidades básicas como dirección de empresas o manejo de finanzas, pero pueden ganarse la vida como empleados independientes.
    Si te consideras un trabajador responsable, valioso y apasionado por su trabajo, y además te gusta lo que haces, es muy probable que seas un exitoso dueño de un negocio propio.

  6. ¿Cuánto debo cobrar?

    El precio que cobrarás por tu producto o servicio deberá reflejar cuatro elementos básicos:


    1. Tu sueldo, incluyendo prestaciones básicas como seguro médico
    2. El costo por mantener en operaciones (es decir, tu costo operativo)
    3. Tus costos directos (material de promoción, gastos de representación, etc.)
    4. Las utilidades, con las que estarás construyendo el negocio

    Tu precio necesita ser suficiente para cubrir estos cuatro elementos, pero no tan alto como para que la gente no lo pueda pagar. Puede que, en un inicio, prefieras basar tu precio en la medida de los precios de tus competidores o un punto menos de ésta


  7. ¿En cuánto tiempo podré ver utilidades?

    Esto depende en gran medida de qué tan listo estés y qué tan listo está el mercado para tu producto o servicio. Si abres tus puertas y en ese mismo día cuentas ya con contactos o, lo que es mejor, con ventas aseguradas con algún vecino, amigo, etc. Puede que alcances salir “a mano” casi inmediatamente. Si has inventado un producto o servicio totalmente nuevo, deberás esperar a que la gente se acostumbre a éste o más bien deberás contribuir a que se eduque sobre su existencia. En el caso de productos y/o servicios nuevos, el punto de equilibrio puede durar años.
    Para producir ingresos más rápidamente, tu tarea número uno deberá ser enfocarte en tus esfuerzos de mercadotecnia para promover tu negocio. Uno de los errores más frecuentes que cometen los nuevos empresarios es poner inmediatamente una página web, enviar promociones vía correo directo o publicitarse en algún medio masivo para ver “que ocurre”.
    Antes que nada, deberás tener bien claro cuál es el medio que llegará más eficientemente a tu mercado meta y, entonces, enfocar tus esfuerzos a este tipo de marketing. Lo importante es que tengas paciencia y perseveres.


  8. ¿Me encantaría trabajar por mi cuenta, pero no me gustan las ventas? ¿Hay alguna esperanza para mí?

    La gente tiende a asociar las ventas con las llamadas en frío a los prospectos, las ventas a presión o los métodos que enseñan los llamados “gurus en ventas”; ese tipo de tácticas que experimentas cuando vas a comprar un coche, por ejemplo. Pero en realidad, la gente exitosa encuentra la forma de mercadearse a sí misma de un modo personal y que se adapte a su propia personalidad. Algunos son muy buenos en los contactos de persona a persona; otros prefieren los contactos a través de eventos o exposiciones (networking), mientras otros prefieren desarrollar relaciones clave mediante las cuales pueden recibir referencias.
    No importa cómo lo hagas, hay docenas de formas en que puedes mercadear tu negocio; así que tu tarea consiste en descubrir cuál es la que mejor se adapta a tu negocio y a tu personalidad.


  9. Quiero empezar mi propio negocio, pero me preocupa no poder pagar mis cuentas una vez que lo haya iniciado. Odio mi empleo, pero me gusta la seguridad de contar con un sueldo. ¿Cómo protegerme?

    Probablemente lo más importante que puedes hacer es mantener tus ingresos. Mientras que hay gente que se mueve mejor presionada por la sensación de emergencia e incertidumbre, la mayoría de nosotros funcionamos mejor cuando tenemos una sensación de seguridad.
    A veces, un trabajo que odias se vuelve soportable si puedes lograr iniciar tu negocio en la forma de medio tiempo y no tiempo completo. Puedes trabajar en la creación de tu negocio en tus ratos libres o bien al terminar tu jornada laboral. Busca, de ser posible, reducir las horas que pasas en tu oficina para dedicar cada vez más tiempo a tu negocio, sobre todo si realmente le ves posibilidades de éxito. Si temes enfrentarte al riesgo de perder tu ingreso, no es recomendable que renuncies de buenas a primeras para lanzarte pero te aconsejamos que intentes empezar algo propio.


  10. ¿Cómo mantenerme motivado a hacer lo que debo hacer cuando no quiero hacerlo?

    Lo primero que debes preguntarte es si realmente quieres estar en la industria que has elegido. Si odias gran parte de tu trabajo, o simplemente no te gusta ser autoempleado, tal vez necesites pensar dos veces antes de convertirte en dueño de un negocio propio.
    Si realmente te apasiona lo que haces, entonces tienes un montón de opciones. Algunos encuentran socios que pueden hacer aquel trabajo que noles agrada; sin embargo, la experiencia nos ha enseñado que las sociedades se forman por que una persona odia hacer algo que sea riesgoso. Es posible que puedas delegar algunos aspectos de tu trabajo; busca entre la gente que conoces quién es experto en, por ejemplo, manejar las finanzas, contratar personal, etc. En fin, busca apoyo en las áreas que consideres que no son tu fuerte.
    Puedes considerar también incluir a miembros de tu familia; lo más importante es mantenerte motivado enfocándote en lo que mejor sabes hacer y en lo que realmente te apasione.


No hay comentarios:

Publicar un comentario